El miedo al cambio

Tener miedo al cambio es muy habitual y el hecho de no saber cómo afrontar estas situaciones nos puede ocasionar ansiedad y malestar con nosotros mismos.

Preguntas que a veces te haces:

– ¿Quién tiene la culpa de que me pase esto?

– ¿Quién podrá cambiar mi vida?

Si empiezas por preguntarte esto, ya empiezas mal. Las cosas que te pasan son solo tuyas. La responsabilidad es tuya. Las herramientas para cambiarlas, también. No pierdas el tiempo buscando culpables.

Pensamientos que a veces tienes:

– De verdad yo quiero cambiar, pero los demás no me dejan.

– Ahora es un momento muy complicado. Todo es muy difícil.

¿Y quién dijo que era fácil afrontar el miedo al cambio? ¿Y quién está hablando de los demás? Nunca será el momento perfecto. Siempre es complicado. Nadie te dirá que es ahora. Para, y empieza paso a paso.

Miedos que te paralizan:

– Si yo hago esto, mi familia no lo soportará.

– Si decido cambiar de trabajo, no conseguiré nada más.

– Si me arriesgo, puede perderlo todo.

Si los demás no lo entienden, ya lo entenderán. Dales tiempo. Es sólo que te vean firme y feliz. Cambiar no es romper con nadie. Es solo modificar el camino.

Si no te apartas de lo que no te hace feliz, no tendrás ni tiempo de buscar lo que de verdad quieres. Toda “pérdida” es una oportunidad.

Deja un comentario

*