PSICOLOGIA INFANTIL

Este campo de la psicología se ocupa del desarrollo emocional, cognitivo y físico del niño. Cuando realizamos una valoración, tenemos en cuenta todos estos aspectos para situar las dificultades y entender con qué pueden estar asociadas, ya que las capacidades de un niño pueden alterarse y/o detenerse por múltiples causas. Los niños piden ayuda de diversas maneras, y no siempre con palabras. Es entonces cuando pueden presentarse señales que nos llaman la atención desde la familia, la escuela, los entornos de ocio o la relación con los padres. Pueden estar relacionadas con la etapa evolutiva o ser una respuesta a algún acontecimiento, entre otras muchas posibilidades. La propuesta psicoterapéutica es muy amplia. Por un lado, la intervención directa con el niño, a través del juego, el dibujo, y la palabra. Y en paralelo, incluye a sus padres en la consulta, con sus preocupaciones y sus preguntas. Juntos se puede construir un plan de trabajo orientado a acompañar al niño en este trayecto e intentar resolver los conflictos que se han presentado.